domingo, 4 de enero de 2009

LA PUTA DE MI ESPOSA

LA FANTASIA DE MI ESPOSA
Su fantasía consistía en querer parecer ser una puta por una noche, por lo que deseaba vestirse como tal e ir a algun sitio .. que la vieran asi vestida, por lo cual una vez aceptada la idea , salio y se compro la ropa que ella deseaba utilizar con la que según ella se vería mas puta.
Por la noche se vistió con la minifalda y una blusa corta y a petición mía no uso ni sostén ni tanga, habiamos escogido para esta ocacion salir de la ciudad en un yate de paseo, cuando abordamos el yate mi esposa llamo la atención de la mayoría de los hombres y ella comenzó nuevamente a excitarse pensando que al bailar podrían verle las nalgas, pues aunque la falda no tenia mucho vuelo, si podría levantarse un poco y se darían cuenta de que no llevaba nada debajo de la falda, yo le comente que quien la viera así pensaría en que era una puta y tal vez alguno quisiera acercarse a ella, pues yo la dejaría sola por momentos pretextando ir a buscar otras bebidas.

Una vez que inicio el viaje comenzamos a bailar y yo a propósito le tocaba las nalgas o metia mi mano debajo de la blusa, ella simplemente se dejaba tocar, un rato después nos acercamos al barandal para descansar y le dije que iría a comprar un par de tragos, que ella se comportara como lo que era, una puta, a propósito me tarde mas de lo normal y cuando regrese al lugar donde la había dejado no la encontré, al buscarla con la mirada la vi bailando con un tipo, el cual descaradamente le agarraba las nalgas sobre la falda, mientras ella se colgaba de su cuello pegándole los pechos, cuando termino la música ella volteo y me vio por lo que después de decirle algo a su acompañante se dirigió hacia mi.

Cuando llego a mi lado le entregue su bebida y le di una nalgada diciéndole que no perdía el tiempo, a lo que ella me contesto que cuando la deje sola el tipo aquel se acerco a ella y le pregunto que cuanto le cobraba por bailar con el, pero con derecho a tocar, ella le dijo una cantidad y el acepto, ella le advirtió que una vez que yo regresara tendría que irse conmigo pues yo la había contratado por todo el fin de semana y puso en la bolsa de mi camisa el billete que le había pagado aquel tipo por bailar con el, yo le pregunte que le había dicho ella cuando se despidió de el y me respondió que le dijo que en cuanto fuera yo por mas bebida podrían seguir bailando.
Esto me calentó a mi ver a mi esposa como toda una puta cobrando por bailar y dejarse tocar, su fantasía se estaba cumpliendo, estaba actuando como toda una puta, mientras tomábamos nuestra bebida comenzó nuevamente la música y fuimos a bailar, yo la abrace y la pegue a mi cuerpo sintiendo como sus pezones ya estaban duros, señal de que estaba caliente y decidí que con el debido cuidado esa noche ella llevaría a cabo su fantasía plenamente, en seguida note que el tipo con el que había bailado no la perdía de vista por lo que le comencé a levantar un poco la blusa dejando ver el nacimiento de sus senos, yo sabia que eso excitaría mucho a mi esposa y el tipo aquel se daría cuenta que tan puta era ella, cuando estábamos a mitad del viaje nos avisaron que el yate haría una parada en la isla de la Roqueta en donde habría un show polinesio para las personas que quisieran desembarcar, yo le sugerí a mi esposa que si ella deseaba ir yo me quedaría en el yate y seguro que su amigo la seguiría si se daba cuenta que yo no bajaba y asi podría darse otra cachondeada con el, ella me dijo que estaba muy caliente y que si seguía tocándola iba a necesitar una buena cogida para calmarla, por lo que me sugirió que mejor dejáramos las caricias para cuando terminara el viaje pues si bajaba a la isla y el tipo la cachondeaba nuevamente no estaba segura de resistir, yo le dije que eso no importaba que yo quería seguir bailando y tocándola y si después ella quería coger pues que le cobrara bien para que fuera verdaderamente una puta.

Mi esposa me pregunto que si estaba yo dispuesto a dejarla coger con el y yo le respondí que si ella lo deseaba no era cuestión de que yo la dejara sino de que ella quisiera, ella se pego mas a mi mientras bailábamos y vi que le hizo una seña a su amigo, yo fingí ir nuevamente por mas bebida, pero en realidad me quede observando lo que hacia mi esposa y el tipo aquel, el al ver que yo me alejaba se acerco a ella y la invito a bailar nuevamente, mientras bailaban mi esposa se pegaba mas a el y lo dejaba que le metiera mano por donde el quisiera, llegamos a la isla y mi esposa fingió enojo por que yo no quería desembarcar por lo que me dijo que entonces iría sola, yo le conteste que fuera pero que tuviera cuidado con los tiburones, ella entendió el mensaje y se fue.

El tipo aquel al ver que mi esposa iba a desembarcar se apresuro a situarse junto a ella para ayudarla a bajar a la lancha que los llevaría a la isla, el bajo por la escalerilla primero y luego mi esposa, por lo que estoy seguro de que pudo notar que mi esposa no llevaba tanga, yo mientras tanto me fui al bar del yate pedí una cerveza, algunos pasajeros que se habían dado cuenta de la situación me miraban con cierta curiosidad, pero a mi no me importo, lo realmente importante era que mi esposa cumpliera de la manera mas real su fantasía, cuando regresaron los pasajeros de la isla vi que mi esposa venia muy contenta por lo que en cuanto subió a bordo me acerque a ella y le pregunte si habían picado los tiburones y ella me contesto que si, después de oír su respuesta la lleve al bar pedimos de beber y le pregunte como había estado la acción, ella me platico que el tipo aquel efectivamente se dio cuanta que ella no llevaba tanga ni sostén, por lo que aprovechando la obscuridad de la isla, solo iluminaron con mechones la zona donde se desarrollo el show, la invito a alejarse del grupo y le pregunto que cuanto le cobraría por cogérsela, ella le dijo que ahí no podría ser pues ella no cogía sin protección, el saco su cartera y extrajo de ella un condón, por lo que le dijo que ese no seria problema, al ver esto mi esposa que mientras hablaba recibía caricias ya no solo en sus tetas sino directamente en sus nalgas y vagina, le dijo el precio y el acepto por lo que ella le saco la verga y comenzó a pajearlo, mientras tanto el le tocaba ya directamente el clítoris, mientras tanto el le pregunto el porque de que no llevara ropa interior y ella le contesto que asi se lo había indicado yo y que como yo pagaba pues ella estaba para complacerme, le pregunto también si no tendría problemas conmigo y ella le dijo que no, pero que regresando al yate ya no la buscara, pues entonces si podría tener problemas.

Para ese momento mi esposa ya estaba bien lubricada y tomando la verga de su amigo la comenzó a frotar contra su clítoris, el al notar que ella ya estaba lista para coger le levanto una pierna y le apunto la cabeza de la verga a la rajada de mi mujer y sin mas se la dejo ir de un solo golpe ella se acomodo lo mejor que pudo y comenzó a gozar de la verga que ya deseaba, en ese momento ella se dio cuenta que su fantasía estaba hecha realidad, estaba cogiendo con un desconocido y además ya le había pagado por adelantado sus servicios, luego de un rato de estar cogiendo mi esposa sintió molestia por la posición y le sugirió que mejor se la cogiera dándole ella la espalda y asi el podría admirar sus redondas
y bien formadas nalgas mientras se la cogía, el acepto y cambiaron de posición, después el le pidió que se acostaran en la arena pero ella le dijo que no porque entonces yo me podría dar cuanta y ella tendría problemas, el busco un lugar donde se pudieran recargar encontrado una mesa, la subió encima de la mesa y le abrió las piernas volviendo a meterle la verga, mi esposa también comenzó a mover sus nalgas como solo ella sabe hacerlo y al poco tiempo lo tuvo listo para venirse, el acelero el ritmo de las embestidas y en medio de gritos de placer de mi esposa y su acompañante ambos terminaron en un abundante orgasmo, luego de arreglarse la ropa regresaron con el grupo para ver el final del show y volver al yate.

Después de llegar a la casa le pregunte a mi esposa que le había parecido la realización de su fantasía contestándome ella que ahora estaba segura de que verdaderamente era una puta y después de esta experiencia ella estaba segura de que podía gozar con otros hombres sin dejar de amarme a mi.


También me dijo que la siguiente vez quería coger conmigo y con algún otro hombre para hacer un trío pues la sensación de sentirse doblemente penetrada le había agradado muchísimo, por lo que espero que la siguiente vez les pueda ya contar como seria el primer trío de mi esposa y mío

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada